search
¿Cuál es tu duda?PreguntanosPreguntanosVisítanos
Nutriendo a la gente con nuestros alimentos

Compartir

Nutriendo a la gente con nuestros alimentos.

Nuestro propósito en Kellogg Company es nutrir a las familias para que se desarrollen y prosperen, y eso mismo hemos estado haciendo durante más de 110 años.

A lo largo de nuestra larga historia de innovación, se pueden encontrar ejemplos de nuestro compromiso con el bienestar de las personas desde la introducción de uno de los primeros cereales ricos en fibra en 1915, hasta ser uno de los primeros en la industria en contratar a un dietista en 1923. Y en 1938, Kellogg reconoció que la fortificación con micronutrientes jugó un papel vital para lograr una salud óptima para toda la familia y ha estado agregando voluntariamente vitaminas y minerales a los cereales para el desayuno, lanzando 'Pep', el primer cereal fortificado con vitaminas B y vitamina D.

¿Por qué fortificar el cereal?

La evidencia científica a través de todo el mundo demuestra que la fortificación voluntaria de los alimentos puede desempeñar un papel importante para ayudar a aumentar la ingesta de micronutrientes deficientes tanto en niños como en adultos. Por ejemplo, la fortificación del ácido fólico provocó una disminución de los defectos de nacimiento del tubo neural en los EE. UU. en un 36 por ciento, lo que dio como resultado 1000 bebés más sanos cada año entre 1991 y el 20011.

Hoy en día, los cereales para el desayuno son alimentos fortificados comunes en todo el mundo. Los perfiles de fortificación se ven a menudo diferentes de un mercado a otro, ya que las regulaciones locales, las necesidades de nutrientes y las demandas de los consumidores varían. Aunque la fortificación no es un requisito obligatorio para el cereal, Kellogg sigue creyendo en el impacto que puede tener en la ingesta de nutrientes, especialmente en aquellos de requerimientos de salud pública.  

Teniendo esto en cuenta, fortificamos con niveles bajos pero significativos de vitaminas y minerales, lo suficiente como para marcar una diferencia en la ingesta de nutrientes y el estado, pero lo suficientemente bajos como para no correr el riesgo de consumir demasiado.

¿Cómo determina Kellogg qué micronutrientes agregar o eliminar?

En los últimos años, hemos comenzado a actualizar nuestros perfiles de fortificación en todo el mundo para garantizar que tengamos propósito y respondamos a los deseos y necesidades de los consumidores. Consideramos lo siguiente:

·  ¿Hay cambios regulatorios e impactos en lo que podemos ofrecer?

· Según los datos de consumo, ¿cuál es el impacto actual en el consumo de cereales de los consumidores hoy en día en este país / región?

· ¿Cómo se consumen nuestros alimentos y qué proporciona la comida completa si otros alimentos se consumen normalmente con nuestros alimentos?

· ¿Cómo respondemos a una nueva investigación que indica que algunos nutrientes pueden estar sobre fortificados dentro de una región?

· ¿Cuál es la factibilidad técnica de agregar vitaminas y minerales durante el proceso de cocción?

Las respuestas a estas preguntas nos proporcionan la información que necesitamos para desarrollar mezclas de micronutrientes con propósito para que nuestras marcas las entreguen a los consumidores. Nuestro enfoque intencional de fortificación continuará ayudando a garantizar que nuestros alimentos proporcionen los nutrientes adecuados que los consumidores desean y necesitan. Usaremos la ciencia y los conocimientos para impulsar cualquier cambio actual y futuro para asegurarnos de cumplir con nuestras regulaciones locales y cumplir con nuestro compromiso de más de 110 años de nutrir a las familias.

¿Qué tanto comunica Kellogg sobre la fortificación?

Como siempre, somos transparentes sobre el contenido de vitaminas y minerales a través de la comunicación en el empaque, en nuestros sitios web y en nuestras comunicaciones de marketing.

Ejemplos Regionales

EE.UU.

En mayo de 2016, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) anunció nuevas regulaciones de información nutricional para todas las compañías de alimentos. Como parte de esto, la FDA cambió algunas de las recomendaciones de valor diario para vitaminas y minerales en base a investigaciones actualizadas sobre lo que necesitamos diariamente. Por ejemplo, los datos específicos de la región indican que ahora necesitamos un poco más de vitamina C y no tanta vitamina B.  

América Latina

Al igual que en los EE. UU., El equipo de Kellogg en América Latina considera los datos de salud locales y las necesidades de los consumidores, tal como se define a través de la investigación y los datos de tendencias al revisar los perfiles nutricionales de sus cereales. En 2011, ENSANUT México identificó la vitamina D como un nutriente críticamente deficiente. Para 2013, incluimos la vitamina D en nuestra cartera de alimentos en esta región, así como la vitamina B12, el ácido fólico y el hierro, entre otros. Los valores diarios de vitaminas y minerales son diferentes para cada país y algunos tienen restricciones de fortificación, por ejemplo, en Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile, el límite de Hierro y Zinc es del 25 por ciento del Valor Diario. Esta región es diversa en sus necesidades, por lo que nuestros productos abordan ambos como una excelente opción como parte de una dieta saludable. 

Europa

Los cereales fortificados para el desayuno desempeñan un papel importante en las dietas de niños y adultos en toda Europa, ya que proporcionan hasta una cuarta parte de los niveles de ingesta diaria recomendados de vitaminas y minerales clave, como hierro, vitaminas B y vitamina D. Sabemos que las personas que consumen un desayuno fortificado han mejorado el estado de ingesta de vitaminas y minerales y esto está relacionado con resultados positivos para la salud. De hecho, en la década de 1980, las autoridades del Reino Unido le pidieron a Kellogg que agregue ácido fólico a los cereales, ya que los cereales son reconocidos como un vehículo seguro y eficaz para administrar micronutrientes en la dieta. Fortificamos por diseño, teniendo en cuenta las necesidades de la población, los requisitos de los consumidores y, a veces, los de las autoridades de salud pública que nos han pedido específicamente.

AMEA (Asia Pacífico, Medio Oriente y África)

Esta región tiene una prevalencia muy alta de deficiencias de micronutrientes. Según la OMS, la fortificación impulsada por el mercado puede desempeñar un papel positivo en la salud pública al contribuir a cumplir con los requisitos de nutrientes y, por lo tanto, reducir el riesgo de deficiencia de micronutrientes. En toda la región, el perfil de nutrición de los cereales de Kellogg ayuda a abordar las deficiencias de nutrientes o nutrientes de necesidad como las vitaminas A, B, C, ácido fólico, hierro, calcio y zinc. Y hay un esfuerzo continuo para identificar las brechas de nutrientes y los informes basados en las necesidades disponibles para rediseñar los alimentos para ayudar a satisfacer los requisitos de la población meta.  

Referencia:

Mathews TJ, Honein MA, Erickson JD. Espina bífida y prevalencia de anencefalia-Estados Unidos, 1991-2001. Sitio web CDC, septiembre de 2005